sábado, agosto 24Últimas Noticias

En el conurbano, los intendentes del PRO ya se despegan de Mauricio Macri y promueven la boleta corta

Macri y Vidal, durante el acto en San Andrés de Giles. (Presidencia)

© Proporcionado por Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. Macri y Vidal, durante el acto en San Andrés de Giles. (Presidencia)

Jaime Méndez jura que no promovió el corte de boleta en San Miguel. Unico intendente de Juntos por el Cambio del conurbano profundo que ganó en su distrito, para conseguirlo sacó 15 puntos más que Mauricio Macri y 10 más que María Eugenia Vidal en ese municipio. Con la paliza electoral que arrastró al resto en el Gran Buenos Aires, Méndez se convirtió en el modelo de los alcaldes oficialistas para intentar recomponerse de cara las generales de octubre: buscarán tomar distancia de Mauricio Macri, llevar la campaña a la discusión local y por lo bajo reconocen que entregarán la boleta como la pidan los vecinos. La gobernadora avala la estrategia. “Es inevitable”, admitieron en La Plata.

Méndez sobresalió porque las otras dos victorias sucedieron en Vicente López y San Isidro, de zona norte y bastiones del PRO con Jorge Macri y la UCR con Gustavo Posse. Al resto se lo llevó la ola azul del Frente de Todos. Desde Martiniano Molina en Quilmes, la derrota más sonora por 21 puntos; hasta Ramiro Tagliaferro en Morón, la menor distanciacon siete. En el medio quedaron Lanús (Néstor Grindetti perdió por 13,5), Pilar (Nicolás Ducoté por más de 12) y Tres de Febrero (Diego Valenzuela, por casi 12). En La Plata, Julio Garro quedó a menos de 10 puntos.

Todavía frescos los pases de factura, en especial por el rechazo de Marcos Peña a desdoblar la elección en la provincia, en estos días se dedicaron a analizar con lupa los mapas de la derrota y a diagramar las nuevas estrategias para la próxima etapa.

Campaña local y boleta corta se repitió como ejes ante la consulta a intendentes y operadores. El reconocimiento en privado no llegó al punto del reparto de la papeleta propia con la de Alberto Fernández, pero Vidal lo descuenta. “Cada uno va a tratar de sostener su municipio como pueda”, dijeron cerca suyo.

“Nosotros vamos a ir con la boleta de Mauricio porque necesitamos retener esos votos y después, el que me la pida distinto, se la voy a dar”, matizó uno de los alcaldes, y se puso a hacer cuentas: “Para ganar necesito 45 puntos. Puedo tener un corte de 10 que sería histórico, pero Mauricio también tiene que subir, para llegar a 35. Si no, no me alcanza”.

Antes de que el Presidente recalculara el tono de su discurso, los alcaldes ya se despegaban de sus declaraciones en las horas posteriores a la derrota. “No nos vamos a enojar con el electorado del Frente de Todos. Lo entendemos, ahora hablemos de los temas locales”, adelantó un operador una de las líneas de campaña para intentar atraer a los votantes de Alberto F. 

¿Y cuál será la estrategia con Vidal? La dirigente con mejor imagen quedó 17 puntos abajo de Axel Kicillof. “Vamos a seguir cerca de ella, salió arriba de los intendentes en casi todos los distritos”, priorizó la mirada positiva en un distrito del oeste, aunque otros lo relativizaron: “Quedó atrapada con Mauricio. Todavía no está claro”. 

El enfoque de la pelea en lo local incluirá apostar a la confrontación directa con el candidato a intendente del Frente de Todos. En Quilmes y La Plata ya buscaron pegar a los postulantes con La Cámpora, una estrategia que a Vidal no le dio resultado con Kicillof.

Tenemos que escapar del voto castigo al Presidente”, plantearon en un municipio con ciertas posibilidades. Hay matices. Grindetti sabe que no podría despegarse del todo por su imagen ligada al jefe de Estado. Otros adelantaron que harán lo necesario para tomar distancia: “Pararnos casi como si fuésemos oposición. Si no es irremontable”.

Méndez sacó 46,36% en San Miguel, en ese municipio Macri quedó con 31,12% y Vidal con 36,62%. “Es un reconocimiento a la gestión. No vamos a negar que hubo corte,nosotros no lo promovimos”, aseguró Méndez. De origen peronista, alegó que buena parte de los electores de San Miguel votaron a Alberto F. y a él de manera “espontánea”.

Los alcaldes iniciaron un análisis micro de los votos con el objetivo de buscar los“recuperables” escuela por escuela y mesa por mesa. También apuntarán a levantar la participación y más de un intendente reconoció a Clarín que en octubre llevarán a votar a partidarios de Juntos por el Cambio, porque en algunos casos advirtieron que el presentismo fue más alto en barrios afines al kirchnerismo que en sitios en los que el oficialismo podría obtener un mejor resultado.

En los municipios en los que hubo interna en el Frente de Todos, los macristas buscarán meter una cuña para quedarse con parte del electorado de los perdedores. “A alguno le puede convenir que sigamos cuatro años más y no que se vengan ocho de un peronista”, dijo un dirigente en alusión al límite para reelegir. Con Vidal, seguirán puliendo la estrategia este miércoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *